Mi hijo es un parasito

Que sensación tan dura, que expresión tan difícil de pronunciar: «mi hijo es un parásito». La verdad es que cuando leo estas noticias en los medios, de condenas en favor de padres y madres en contra de sus hijos, parásitos, se me cae el alma a los pies, o al suelo. Porque al final, el amor más puro acaba viciado.

¿Qué es tener un hijo parásito? pues parece ser que es tener un hijo que vive a «la sopa boba» desde los dieciocho años en adelante… pero, ¿cómo ha llegado una persona a esa desmotivación, pasotismo o caradura? pues ahí es donde los padres nos tenemos que revisar,  qué estamos haciendo hoy en día para que los NINIS sigan floreciendo.

Al margen de enfermedades, físicas o Psíquicas, que hagan dependiente a un hijo, las personas deberíamos volar en la década de los 20, según profundices más en tus estudios, o menos, se debería uno ir independizando,con ilusión.  Independizare debería ser uno de los grandes logros, y cosa de la cual sentirse orgulloso. Ser completamente autónomo. Y los padres deberíamos fomentarlo, desde pequeños.

Son muchos detalles los que habría que abordar, a parte de contextos socioculturales y familiares. Pero así, del día a día sería fácil combatir esa dependencia y falta de madurez.

¿Cómo?

  1. Para la autonomía, que hagan las cosas solos según su edad! son muchísimo más capaces de lo que pensamos, si se equivocan , no pasa nada, no hay mejor aprendizaje que el que viene de los propios errores. Por ejemplo,flaco favor nos hacen ahora los grupo de wasap del colé, dónde estamos inutilizando al niño desde bien pequeño (además de, en ocasiones, ridiculizarlo delante de los demás, diciendo cosas como: » es que es tan despistado que ha vuelto a olvidar el libro de ciencias») Son completamente innecesarios, y sólo favorece la dependencia e inseguridad de los chavales.
  2. Fomentar el valor de las cosas, no darles todo, no tienen que tener maquinitas, móviles ultimo modelo, ni todas las colecciones de cromos, ni premios por las notas…conocer seis países de Europa solo con 10 años… por ejemplo. Que no significa que no tengamos detalles con ellos o pasar tiempo en familia, disfrutar y viajar. Pero a veces, es todo a lo grande, y si ningún tipo de esfuerzo.

Según lo que se observa:

  1. Les hacemos ver que necesitan mucho más de lo que en realidad necesitan: si no tienen la casa casi pagada, el coche, las vacaciones a cinco años vista… parece que no pueden volar del nido, que no están preparados. Está bien la seguridad, claro que sí, pero la seguridad en la vida, lo que va a pasar, quién lo sabe. Basta que tengan lo necesario de verdad: formación y ganas.
  2. La sobreprotección: con tal de que mi hijo no se frustre, no se haga daño… ¡¡cuantas veces lo habremos oído!! entonces le damos todo aquí y ahora, para que no llore, para que no se traumatice. Y lo que estamos consiguiendo es que no aprenda a superar frustraciones, a hacerlo un fracasado ante todo.
  3. No les dejamos que muevan un dedo: padres, incluso abuelos, algunos que arrastran los pies, llevando mochilas (al margen de que las mochilas pesen los suyo), que no saquen el lavaplatos que vienen cansados, que no recojan el baño que tienen que estudiar… y un largo sin fin de cosas que , aunque lo hacemos por ellos, les estamos perjudicando.

Al final, NINIS, sindrome del tirano y otras anomalías en el desarrollo normal de la persona, son consecuencia, sino directa, casi directa, de la educación.

No olvidemos que necesitan mucho amor, y límites, y normas de convivencia (porque vivimos en sociedad, no en la selva) pero el amor no significa que les ahorremos malos ratos, sino que los apoyemos ante ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. Esta página web usa cookies de google y youtube. Su objetivo es una estadística de visualizaciones del video. No recopilan información sobre tu identidad, nombre, dirección postal ni número de teléfono. Puedes borrar las cookies si lo deseas, desde tu navegador web.

Cerrar