¿Obligar o enseñar a compartir?

Le decía un papa a su hija de cinco años: «déjale la muñeca a tu hermana» » pero, papi, la muñeca es mía» -dijo la niña- «pues sí no se la dejas me decepcionare mucho y voy a pensar que eres mala». La niña, agarró con fuerza su Nancy y se fue con cara de tristeza.
Es frecuente ver a los padres obligando a compartir, quizá no a través de una orden directa ( «dásela a tu hermana») pero si usando los chantajes y provocando sentimientos de culpa en los hijos.
Hay que enseñar a compartir y no obligar. Una de las razones por las que no debemos obligar a compartir es para evitar que nuestra hijo o hija actúe con moral heterónoma ( es decir, que actúe atendiendo al miedo al castigo, incluyendo el «castigo emocional»)en vez de ir desarrollando la moral autónoma ( esto es, que actúe porque sea consciente de que una cosa esta bien o esta mal).
Pero, ¿ cómo podemos enseñar a compartir? Aquí os dejo unos breves consejos:
1. ENSEÑAR CON NUESTRO EJEMPLO:
Esto es, compartir con ellos y mostrarles cuando compartimos con otras personas (por ejemplo si le dejamos a una amiga un bolso, o a una vecina un utensilio de cocina).
2. EN VEZ DE FORZAR,DIALOGUEMOS Sobre los beneficios de compartir:
Es decir, digámosle que otro día se le puede olvidar a ella un juguete y le gustará que se lo presten.
3. FOMENTEMOS LA EMPATÍA:
Expliquémosle como se puede sentir la otra persona (aburrida, si es por un juguete;con hambre, si es por una chuche o galleta).
4. DEJAD CLARO QUIEN ES EL DUEÑO O DUEÑA DEL JUGUETE o lo que sea:
Esto es, paras los más peques sus juguetes y sus cosas tienen el mismo valor que para nosotros las cosas importantes ( nuestro coche, nuestra casa…) para que compartan, puede ayudar empezar la frase así: » la muñeca es tuya, y va a seguir siendo tuya. Sólo se trata de que se la dejes un ratito».
5. REFORZAR POSITIVAMENTE cuando lo hagan:
Cuando presten, aunque sean sólo dos minutos, decirles lo generosos que han sido! que otro día seguro que les prestan o dan a ellos esto o lo otro.

Y tened claro que quizá las primeras veces no compartan, pero irán razonando en su cabecita. Si no les forzamos, si no entramos en las chantajes y los menosprecios ( eres mala, egoísta, así me decepcionas…) irán sin duda, aprendiendo a compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. Esta página web usa cookies de google y youtube. Su objetivo es una estadística de visualizaciones del video. No recopilan información sobre tu identidad, nombre, dirección postal ni número de teléfono. Puedes borrar las cookies si lo deseas, desde tu navegador web.

Cerrar