CASTIGADO POR TOSER

«Doctor, pero cuando me tengo q tomar las pastillas?» » pues igual que el mes pasado, y que el anterior, y el anterior…Emilia, tres veces al día, cada ocho horas. Para la próxima revisión tráigame veinte copias donde ponga: las pastillas las tengo que tomar tres veces al día.»

A todos nos sorprendería escuchar eso de un médico, persona que se supone goza de extrema paciencia con sus pacientes, paciencia que ha de ser inherente a su profesión. Igual paciencia debemos tener padres, madres y educadores con los niños.

Ayer me preguntaba una madre que cuando era efectivo utilizar el castigo de mandar copias como a Bart Simpson. Y le conteste que sólo en casos de conductas disruptivas, esto es, que El Niño pegue, rompa cosas, insulte… Y me comento que a su hijo ,de siete, años le han mandado veinte copias por preguntar si podía ir al baño. «Copia veinte veces que al baño se va en el recreo». Hasta ahí…mal pero bueno…el caso es que cuando El Niño entrega las copias, la profesora le ha dicho » anda, ve al baño».

y muchos os preguntaréis: y? Eso no le va a crear un trauma al niño. Evidentemente que no, pero si produce desmotivacion, inseguridad, y una sensación de estar castigado «si yo no he hecho nada».

1. El castigo, insisto, es para conductas disruptivas. Si la norma es no dejar ir al baño, pues no le dejes. Un «no» es suficiente.

2. Y ya que hablamos de un colegio, procuremos, como debemos hacer también padres y madres, unificar criterios: si sólo se va al baño en el recreo, sólo se va en el recreo, no que elija cada profesor en función de como le pille el día.

3. Y, casi lo más importante, si nos ha pillado un mal día (como tenemos todos) y hemos castigado al niño «por toser» cuando en otra ocasión «tose» y no le castigamos. No cambiemos de opinión, si le haces copiar …y luego le dejas ir al baño, estaremos confundiendo al niño y, para nada, favorece eso a su buena educación.

Es un ejemplo aplicable a millones de situaciones en las que, como educadores ( y en el saco meto tanto a padres, madres, como profesores) metemos la pata y decimos negro donde es blanco y blanco donde es negro. Intentemos ser coherentes educando. Les irá mejor a ellos, y por ende, a nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. Esta página web usa cookies de google y youtube. Su objetivo es una estadística de visualizaciones del video. No recopilan información sobre tu identidad, nombre, dirección postal ni número de teléfono. Puedes borrar las cookies si lo deseas, desde tu navegador web.

Cerrar